LUCY SABOGAL

Bogotá-  Colombia.


ASA: Gracias por  extenderme su mano amiga, gracias por los momentos compartidos que han sido muy especiales, allí he podido conocer personas llenas de amor y fraternidad. Gracias a ASA por preocuparse por nuestro bienestar.

Gracias a Dios que permite que haya personas tan especiales como son todos Uds. 

Que la luz de Dios los alumbre siempre.